27 de Septiembre de 2015

¿Tiene mi hijo un Trastorno de Déficit de Atención?

¿Tiene mi hijo un Trastorno de Déficit de Atención?

Los padres generalmente se preocupan por saber si su hijo/a presenta algún problema atencional; y si al evaluarlo con un profesional el diagnóstico es positivo, hay muchos miedos con respecto al tratamiento.

Lo primero que los padres deben hacer es observar al niño y preguntarse si es difícil para él o ella mantenerse quieto, o si actúa sin pensar primero; si empieza por hacer algo y no lo termina. Si es así, es posible que tenga un Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Casi todas las personas en algún momento muestran algunas de estas conductas, pero el TDAH persiste por más de 6 meses y causa problemas en la escuela, el hogar y en circunstancias de carácter social.

Las principales características del TDAH son:

 

  • Falta de atención
  • Hiperactividad
  • Impulsividad

Se ha investigado mucho sobre este trastorno; sin embargo, nadie sabe exactamente cuál es la causa del TDAH. Existe una tendencia familiar, de modo que puede haber factores genéticos. Una evaluación completa realizada por un profesional capacitado es la única manera de saber con seguridad si su hijo padece de TDAH.

El tratamiento suele incluir medicamentos para controlar los síntomas. La estructura del hogar y la escuela también son importantes. Se debe orientar a los familiares y al niño para que los resultados sean los esperados.

El principal error que se comete es diagnosticar TDAH a todo niño que presente algunos de los síntomas antes descritos. Hay muchos factores que pueden repercutir en el rendimiento de un niño; pero no necesariamente se tratará de TDAH.

Lo principal es que los maestros observen bien al niño y se busquen las causas por las cuales el niño presenta un bajo rendimiento y, si es necesario, solicitar evaluación psicológica para obtener información que permita ayudar al niño de forma apropiada.

Los síntomas específicos incluyen:

ADD Clásico (Trastorno de Déficit de Atención):

  • Distraerse fácilmente por visiones y sonidos.
  • No prestar atención a los detalles.
  • Parece no escuchar cuando se le habla.
  • Comete errores descuidados.
  • No lleva a cabo instrucciones o tareas.
  • Evita o le desagradan actividades que requieren largos periodos de esfuerzo mental.
  • Pierde u olvida artículos necesarios para tareas.
  • Se le olvidan actividades diarias.
  • Tiene dificultad para organizar tareas.

 

Hiperactividad

  • Está inquieto, se mueve nerviosamente, y se retuerce.
  • Corre y sube y no puede permanecer sentado.
  • Tiene dificultad para jugar sin hacer ruido.
  • Habla excesivamente.

 

Impulsividad

  • Dice las respuestas antes de escuchar la pregunta completa.
  • Interrumpe a otras personas.
  • Tiene dificultad para esperar formado o esperar su turno.

 

Combinado (tipo más común)

  • Tiene una combinación de los síntomas antes mencionados.

 

El diagnóstico y tratamiento apropiado son la clave para el éxito.

No olvides suscribirte al canal:
Compartir este artículo:

Comentarios

Colaboración - Kathina Melo

Kathina Melo

Psicóloga Clínica - Niños, Adolescentes y Adultos

Publicidad