27 de Septiembre de 2015

Recomendaciones para el Cuidado del Recién Nacido

Recomendaciones para el Cuidado del Recién Nacido

El nacimiento de un bebé es una experiencia realmente hermosa, impresionante y llena de alegría. De igual modo está llena de dudas e incertidumbre, las cuales representan un riesgo para la salud emocional de los padres y el bienestar físico del recién nacido. Por esta razón es tan importante ofrecer a los padres la información adecuada para que puedan utilizarla al egreso a su hogar.

El adulto juega una función vital en los primeros días de vida del bebé. Inicialmente, el niño depende completamente de sus padres o cuidadores para satisfacer sus necesidades fisiológicas. Estas necesidades se expresan de manera que los adultos tienen que interpretar la situación; por ejemplo, el llanto no siempre está provocado por la misma necesidad, puede ser por hambre, sueño, incomodidad, necesidad de cariño, dolor, etc. En este caso es importante diferenciar el significado de cada uno de estos llantos, para no cometer el error de pensar que el niño llora siempre por hambre. El llanto es parte de la personalidad de cada bebé y es el único modo con que el niño puede expresar su estado de ánimo, es su lenguaje y la única forma que tiene para comunicarse con su entorno.

A continuación, presentamos las principales necesidades del recién nacido y las intervenciones básicas para su cuidado.

ALIMENTACIÓN:

El único alimento que el recién nacido necesita es la lactancia materna, la cual debe ser a libre demanda, esto supone que el bebé debe ser alimentado cada vez que quiera, desde el mismo momento del nacimiento, hay que olvidarse de los horarios y la duración de la toma. Sólo se recomienda que las tetadas tengan de intervalo como máximo 3 horas entre una y otra.

  

 

TÉCNICAS DE ALIMENTACIÓN:

Debe adoptar una posición cómoda, que permita que la cara del lactante quede directamente frente al pecho de la madre, la cual debe usar dos dedos para comprimir y sujetar la aréola de modo que el bebé pueda succionarla entera. Debe alternarse los pechos durante la alimentación y para sacar el pezón al finalizar la succión, se introduce un dedo entre la areola y los labios del bebé. Se debe lavar las mamas y pezones antes de cada tetada, y en caso de grietas y laceraciones en el pezón evite colocar medicamentos, para evitar intoxicaciones en el bebé. Se recomienda el aseo de la boca del bebé con un pañal o gasa húmedo de agua, después de cada toma de leche para evitar los hongos.

DESCANSO Y SUEÑO:

El recién nacido duerme hasta 20 horas al día, tienen diferentes hábitos de sueño, y es más o menos a los 3 meses cuando duermen de 6-8 horas seguidas durante la noche. Se recomienda acostar al bebé sobre el lado derecho con un leve respaldo para dormir. Evite almohadas o exceso de sábanas.

ELIMINACIÓN:

El 92% de los recién nacidos emite la primera orina en las primeras 24 horas de vida y todos deben haberlo hecho a las 48 horas de vida. En cuanto a la expulsión de meconio, la mayoría lo hacen en las primeras 12 horas de vida, sin embargo, podría demorar hasta las 48 horas de vida. Las deposiciones de los primeros días van cambiando de color, consistencia y frecuencia. El meconio, que al comienzo es de color café verdoso muy oscuro, casi negro, va cambiando a un color café más claro. Entre el 3er y 4to día, las deposiciones adquieren el típico color amarillo oro de la alimentación al pecho. A partir del 2º y 3er día es frecuente que el niño evacue cada vez que es colocado al pecho con bastante ruido, expulsando deposiciones semilíquidas y espumosas. Para evitar la irritación genital, es importante cambiar el pañal adecuado para el peso y edad del bebé cada 2-3 horas o cada vez que el bebé evacúe; se puede aplicar crema anti pañalitis y utilizar paños húmedos sin alcohol.

ASEO:

Se realizará el baño con algodón hasta el desprendimiento y cicatrización del cordón umbilical, luego se inicia el baño en tina. Debemos tener el equipo de baño completo a mano, todo el procedimiento no debe durar más de 8 minutos. Trate de utilizar agua tibia y que el baño se realice en área sin corrientes de aire. Recuerde usar jabón neutro, shampoo especial para bebé. Evite usar toallitas húmedas para el aseo general del bebé. Evite uso de perfumes o talco luego del baño. El baño se realiza del área “más limpia” a la “más sucia”, lavándose en el siguiente orden: los ojos, la boca, la cara, cabeza, cuello, extremidades superiores, tórax, abdomen, extremidades inferiores, espalda, glúteos, y por último los genitales. Posterior al baño, se realiza el aseo del ombligo. El aseo de las uñas es importante, es necesario el uso de corta uñas, tijeras o limas especiales para bebé.

CUIDADO DEL OMBLIGO:

El cordón umbilical se desprende al cabo de 5 a 10 días de nacimiento. La humedad prolonga este proceso, por lo que se debe postergar el baño hasta dos días después que éste ha caído. El ombligo es una potencial puerta de entrada para infecciones, por esto se debe lavar las manos antes de su manipulación y cuidar su aseo con alcohol 70%, como mínimo 4 veces al día. No es normal que haya secreción purulenta, enrojecimiento o mal olor en el ombligo, lo cual debe hacer sospechar de una infección. Evite el uso de fajas u otro objeto sobre el área de cicatrización.

ESTIMULACIÓN:

Existen tres áreas que se deben estimular al recién nacido. Auditivo, visual y sensorial. Desde el nacimiento, el cerebro del bebé va estableciendo conexiones entre neuronas, formando redes que permiten el desarrollo de actividades. La cantidad y calidad de éstas dependerá en gran medida de las experiencias sensoriales del niño y de la calidad de sus interacciones emocionales con los adultos. Se puede estimular al recién nacido: con figuras geométricas de colores blanco y negro; colocando música instrumental, los móviles musicales son de mucha ayuda; realizando masajes corporales con crema de bebé y sobre todo hablándole por su nombre, y siempre explicando todo lo que se le está haciendo de forma cariñosa. El mejor momento para estimular al bebé es posterior al baño.

VACUNAS COLOCADAS:

Posterior al nacimiento del recién nacido se le coloca en el muslo la vacuna contra la hepatitis B, y en el brazo la vacuna BCG, contra la tuberculosis meníngea. En el lugar de colocación de ésta, le brotará una pápula, la cual en unas semanas se romperá y lentamente cerrará hasta quedar una cicatriz, que la mayoría de las personas tenemos en el brazo izquierdo. Evite rascar o colocar medicación. Solamente lavar con agua y jabón.

CONTROLES DE CRECIMIENTO Y DESARROLLO:

Es muy importante que el bebé sea pesado y tallado periódicamente para evaluar su crecimiento, y a la vez se debe evaluar las diferentes etapas de desarrollo , de esta manera es posible detectar y corregir a tiempo deficiencias y problemas que presente el bebé, evitando así secuelas permanentes. Este control inicia a los 7 días con el médico, continúa a los 15 días y al mes de vida; a los 2 meses tiene consulta con la enfermera e inicia esquema de vacunas, y dicha programación continúa hasta que el menor cumple 16 años. Este programa se realiza gratuitamente en instituciones públicas de salud, pero también es llevado por todos los consultorios de Pediatras o Neonatólogos privados del país.

TAMIZAJE AUDITIVO Y TAMIZAJE SANGUÍNEO:

El tamizaje auditivo es una prueba sencilla para evaluar la agudeza auditiva del recién nacido. El tamizaje sanguíneo es una prueba de sangre del talón del recién nacido que determina, en Panamá, 6 enfermedades congénitas. Ambos exámenes se realizan entre los 4-28 días de vida. Con referencia y cita previa se realizará en cualquier policlínica, u hospital público o privado que cuente con este servicio.

RECOMENDACIONES:

  • Recuerde que el mejor alimento para su bebé es la lactancia materna.
  • Mantenga el control de salud a su bebé con personal especializado y ante la duda siempre debe consultar.
  • Evite auto medicar a su bebé.
  • Realice lavado de manos antes de manipular a su bebé y de todos los artículos que el utilice.
  • Mantenga alejado al bebé de contaminación ambiental, y aglomeración de persona.
  • Utilice silla especial para automóvil o manténgalo como pasajero en brazos de un adulto en el puesto trasero.
  • Es importante que tenga en casa un termómetro, un gotero y una perilla o succionador de moco para emergencias.
  • Mantenga a mano siempre la tarjeta de control de salud del bebé. Al igual que los números de teléfonos de emergencia.

 

 

 

No olvides suscribirte al canal:
Compartir este artículo:

Comentarios

Colaboración - Mgter. Betsy Cartagena

Mgter. Betsy Cartagena

Enfermera pediatra–neonatal, CHDrAAM
Docente de la Facultad de Enfermería, Universidad de Panamá

Publicidad