27 de Septiembre de 2015

Obesidad Infantil

Obesidad Infantil

El sobrepeso y la obesidad se definen como «una acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud». (OMS, 2011).

En pediatría no hay definición y se utilizan criterios diagnósticos extrapolados de los adultos en base al riesgo de morbimortalidad. A la hora de referirse a los niños, el término sobrepeso es usado antes que obeso, ya que es menos estigmatizante.

Según la Organización Mundial de la Salud, la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI; y el problema está afectando progresivamente a muchos países de bajos y medianos ingresos.

Se calculó que en 2010, 43 millones de niños menores de 5 años presentaban sobrepeso, y cerca de 35 millones viven en países en desarrollo y 8 millones en países desarrollados.

SITUACIÓN EN PANAMÁ

El Ministerio de Salud en el 2003 realizó la Encuesta Nacional de Vida (ENV), en la cual se observó que el sobrepeso en los menores de 5 años se duplicó (9.3%) al compararla con la ENV de 1997 (4.6%).Según la ENV 2003, en niños de 5 a 9 años hay 11.2% en riesgo de sobrepeso y en sobrepeso un 8.8%, lo que significa que 1 de cada 5 niños está por encima del peso normal.Este mismo estudio encontró un sobrepeso de 6.9% en adolescentes de 10 a 17 años.

FACTORES DE RIESGO

Inactividad: Existe una relación muy importante entre la inactividad física y la obesidad, es por esto que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomienda que un niño menor de dos años no vea televisión. Aunado a esto, el consumo de alimentos de alta densidad energética como las sodas, golosinas, snacks y otros, aumenta cuando ellos ven televisión o están frente a la computadora o a un videojuego.

Obesidad Infantil

 

Porciones: Muchas veces los padres caen en el error de servirles las comidas como si fueran personas adultas y esto los fuerza a comer más de lo que deben, no se puede pretender que los niños coman una cantidad de alimento similar a la de un adulto.

Obesidad Infantil

Semejanza familiar: Las semejanzas familiares son resultado tanto de las influencias genéticas como del medio ambiente que se comparte. Existe un riesgo de un 50 % que el niño presente sobrepeso si uno de los padres es obeso, sobre todo si es la madre, pues es la encargada de la alimentación y es la que generalmente comparte más tiempo con el niño. Este riesgo aumenta a un 75% si ambos progenitores son obesos.

TRATAMIENTO

La mayoría de los especialistas creen que el tratamiento multidisciplinario es la intervención más exitosa y es lo que lleva a producir cambios de conducta de larga duración. Estos programas incluyen:

  • Terapia familiar
  • Asesoramiento nutricional y sobre actividad física
  • Componentes conductuales que incluyen fijas metas, crear modelos y refuerzos
  • Disminución del sedentarismo
  • Aumentar la actividad física
  • Apoyo social

 

No olvides suscribirte al canal:
Compartir este artículo:

Comentarios

Colaboración - Mg. Patricia E. Grimaldo

Mg. Patricia E. Grimaldo

Especialista en Diabetes y Obesidad

Publicidad