27 de Septiembre de 2015

Medición Apropiada de la Temperatura Corporal del Niño (a) en el Hogar

Medición Apropiada de la Temperatura Corporal del Niño (a) en el Hogar

Una de las actividades que causa estrés y preocupación, más aun a aquellos que son padres por primera vez, es el control de la temperatura de los niños en el hogar. Por esto le brindamos esta información práctica y que le permitirá como padres fortalecer el manejo adecuado de este procedimiento de manera práctica y efectiva logrando resultados óptimos que van en beneficio y bienestar de su bebe.

Primero, definamos la Temperatura corporal como la magnitud física que expresa el nivel de calor que ostenta un cuerpo determinado, un objeto, un ambiente, entre otros, en tanto, la misma se encuentra estrechamente vinculada a las nociones de frío (menor temperatura) y de calor (mayor temperatura).

Partiendo de esta sencilla definición podemos decir que el promedio normal temperatura corporal es de 37 C ( 98,6 F). Por encima de este valor el niño tiene fiebre si presenta 37.8 C (medida axilar o Bucal) o 38 C (rectal). Cuando aparece lo que denominamos como fiebre quiere decir que el cuerpo se está defendiendo de una enfermedad o infección en alguna parte del organismo.

 

También debemos tomar en cuenta que los niveles normales de la temperatura se pueden alterar si le brindamos bebidas calientes y luego tomamos la misma en forma oral; si colocamos exceso o escasez de ropa o cuando el niño no ingiere la cantidad de líquidos necesarios.

AHORA, ¿CUÁNDO DEBEMOS MEDIR LA TEMPERATURA AL NIÑO?

Principalmente se debe hacer cuando la piel del niño se siente caliente al tacto, cuando el niño tiene comportamiento fuera de lo normal (irritabilidad, hipo actividad, etc.) y antes de llamar a su pediatra para informar el estado de su hijo (así tiene mejores datos de referencia para brindarle al médico).

OTRA INTERROGANTE MUY COMÚN QUE TENEMOS LOS PADRES ES: ¿CON QUÉ TERMÓMETRO MIDO LA TEMPERATURA?

Dependiendo de la edad del niño es recomendable realizar la toma en una parte del cuerpo u otra. En los lactantes menores de un año, lo más confiable es tomar la temperatura rectal; entre los 2 y los cinco años, la temperatura axilar, y a partir de los 5 años, cuando el niño es más cooperador, la temperatura oral. Usted debe siempre informarle al pediatra en que parte del cuerpo realizó la medición y permanezca al lado de su hijo mientras efectúe la misma.

Actualmente y con los avances en la tecnología contamos con los termómetros digitales que son seguros y de fácil lectura, reflejan el valor en una pantalla pequeña. Existen digitales bucales que cuentan con sensor de mercurio, digital bucal de chupete, digital ótico así como también digital con sensor laser.

Pero si usted maneja con exactitud el tradicional termómetro de mercurio que es el más fiable, utilíceselo; límpielo y guárdelo adecuadamente.

DATOS DE IMPORTANCIA:

  • No cubrir al niño con cobijas o sabanas adicionales.
  • Vestirlo con ropa ligera que ayuda a enfriar el cuerpo permitiendo que el aire circule.
  • Estimularlo para que bebe abundantes líquidos (puede usar cucharas, carrizos, pedacitos de hielo, paletas, gelatinas, etc.).
  • Administrar medicamentos contra la fiebre antes de llevar al pediatra; más aun si la misma persiste mayor a 40.5 C y que haya cubierto el tiempo recomendado en la etiqueta.
  • No utilice alcohol para disminuir la fiebre (puede absorberlo la piel y causar intoxicación).
  • Brindar confort para que pueda descansar (la actividad física aumenta la temperatura corporal y el descanso ayuda a recuperarse).
  • Utiliza compresas frías: Un paño húmedo y fresco aplicado en la frente, la parte posterior del cuello o en las muñecas, puede hacer que un niño enfermo se sienta más cómodo.

 

No olvides suscribirte al canal:
Compartir este artículo:

Comentarios

Colaboración - Licda. Yalisneth A. de Melendez

Licda. Yalisneth A. de Melendez

Enfermera Especialista en Pediatría - UCI Neonatología C.S.S

Publicidad