27 de Septiembre de 2015

Importancia del Tamizaje Neonatal Auditivo

 Importancia del Tamizaje Neonatal Auditivo

En muchos países del mundo se realiza el tamizaje auditivo neonatal a los recién nacidos. En nuestro país, la realidad es que existe un anteproyecto de ley para que a todos los recién nacidos se les realice este procedimiento, para así detectar deficiencias auditivas en niños/as a tempranas edades.

Actualmente en Panamá, contamos con tecnologías de punta que detectan estas deficiencias de forma oportuna para un mejor abordaje del caso.

Los exámenes auditivos son pruebas objetivas que se les realizan a los bebés después del nacimiento para detectar la presencia de diferentes trastornos auditivos. En Estados Unidos, las leyes de cada estado exigen que se les realicen diferentes pruebas de detección a todos los recién nacidos, sanos o no.

Se estima que cinco de cada mil recién nacidos presenta problemas de audición. En los primeros días de vida del niño ya es posible valorar la capacidad auditiva mediante pruebas sencillas que no acarrean molestia alguna para el bebé. Se realizan cuando el bebé está tranquilo e incluso se pueden realizar mientras el bebé está dormido; pero si no lo está, se recomienda que el bebé esté somnoliento para que no produzca ruidos que puedan alterar las respuestas de la prueba. Para valorar la capacidad auditiva de los bebés se utiliza la técnica de Potenciales Evocados Auditivos de Tronco Cerebral Automatizados (PEATC-A), especial para recién nacidos. Únicamente es necesario colocar unos sensores en los oídos, unos auriculares sobrepuestos en las orejas, o bien un pequeño dispositivo en el conducto externo de cada oído. En todo caso es recomendable que sea realizado en el primer mes de vida y por personal calificado.

Si el recién nacido pasa esta prueba, indica que la audición del niño no está alterada en el momento de la exploración. Cuando el niño no pasa la prueba no necesariamente muestra la existencia de una disfunción auditiva, en estos casos será necesario acudir a los especialistas en Otorrinolaringología para realizar nuevas pruebas y confirmar o descartar la existencia de problemas auditivos. Aún pasando la prueba, los niños con antecedentes de riesgo de hipoacusia (pérdida auditiva) deben acudir a los especialistas de Otorrinolaringología para realizar un seguimiento adecuado.

Es muy importante valorar la audición de los bebés porque niños con hipoacusia requieren estimulación auditiva precoz para la adquisición del lenguaje oral, para potenciar el aprendizaje del niño y mejorar su comunicación.

CAUSAS DE LA DEFICIENCIA AUDITIVA:

El déficit auditivo se presenta en ocasiones en los recién nacidos debido a problemas de salud o por causas genéticas (antecedentes hereditarios).

Entre las posibles causas que pueden incidir directamente al bebé se pueden citar: el nacimiento prematuro, el nacimiento con bajo peso, los problemas en el parto, infecciones del bebé, y hay también hipoacusias causadas por problemas de salud de la madre durante el embarazo como infecciones en la vagina o en el conducto urinario y la toma de medicamentos (ototóxicos).

Cuando existan antecedentes de sordera familiar es importante que los padres recuerden e informen estos datos al Pediatra. Ciertas situaciones están relacionadas con mayor riesgo de que el bebé pueda desarrollar hipoacusia a lo largo del tiempo, aún cuando no sea detectada precozmente, en estos casos es recomendable el seguimiento por especialistas de Otorrinolaringología.

La mayoría de los niños al nacer oyen sin dificultad, pero durante el crecimiento pueden presentar pérdidas auditivas, a veces transitorias, que se pueden observar por la falta de respuesta a algunos o todos los sonidos o por retraso al aprender a hablar.

Es beneficioso identificar a los recién nacidos que presentan hipoacusia para que se realicen las pruebas pertinentes y se establezca un diagnóstico exacto, y a partir de ese momento reciban cuanto antes la ayuda auditiva y Fonoaudiológica que les facilite el desarrollo del lenguaje.

En los casos en que se diagnostique una alteración auditiva a partir del sexto mes de vida, se iniciará el tratamiento médico y de estimulación más adecuado para el niño, siempre en función del diagnóstico médico y de los profesionales. La familia del niño también debe recibir información y orientación para poder colaborar eficazmente en la atención especial que requerirá el niño con problemas auditivos.

 

No olvides suscribirte al canal:
Compartir este artículo:

Comentarios

Colaboración - Licda. Yareliz Salazar de Araúz

Licda. Yareliz Salazar de Araúz

Fonoaudióloga

Publicidad