27 de Septiembre de 2015

Construyendo la Familia sobre Bases Sólidas y Permanentes

Construyendo la Familia sobre Bases Sólidas y Permanentes

La familia es la célula sobre la cual se construye la sociedad. Es por eso que la pareja formada por un hombre y una mujer que decide emprender el duro camino de llevar adelante su propio hogar, debe analizar si efectivamente hay verdadero amor entre ellos, estar seguros que se conocen lo suficiente, que su unión se da sin apuros, ni presiones y no está motivada por las hormonas. Y procuran que su doctrina de fe no sea desigual, que exista una comunicación, respeto y afecto mutuo permanente.

Construyendo la Familia sobre Bases Sólidas y Permanentes

El amor es la roca firme sobre la cual se funda la familia, este es paciente, muestra comprensión, no tiene celos, no aparenta ni se infla, no actúa con bajeza, ni busca su propio interés, no se deja llevar por la ira, se goza en la verdad. Es por eso que antes de formalizar una relación debemos estar bien claros que tenemos el privilegio, por excelencia, de poder escoger a nuestra pareja, para toda la vida, en un matrimonio sacramental indisoluble y agradable a Dios.

En el hogar, el amor verdadero todo lo cambia por algo bueno. Hay que evitar el ser tirano. Esto daña la relación, asfixia y estrangula el ambiente familiar. El hogar hay que cuidarlo y debe existir calor humano donde todos se sientan a gusto con derechos y responsabilidades. La pareja debe procurar que las obligaciones laborales o domésticas no le quiten el tiempo y el espacio que la atención a la familia requiere.

 

Construyendo la Familia sobre Bases Sólidas y Permanentes

La pareja no debe escandalizar y su relación debe ser testimonio vivo de su amor, tomando como punto de partida la fidelidad conyugal y los principios éticos y morales, lo cual será una barrera a las frivolidades y libertinaje que el mundo ofrece dañando a la persona y a la familia.

Debemos defender la familia la cual debe permanecer unida en el amor y compartir con aquellos que menos tienen, hacer el bien sin esperar nada a cambio, ser profetas denunciando aquello que riñe con las buenas costumbres y procurar el dar a los niños un desarrollo sano y equilibrado, orientándolos en cuanto a eliminar la toxicidad que se recibe del entorno externo a la familia y que daña la mente y el espíritu.

Construyendo la Familia sobre Bases Sólidas y Permanentes

En un hogar donde hay armonía, no se lastima al que está a tu lado. Hay que amar, perdonar, servir, no ser orgullosos, ni soberbios. Es posible darlo todo por amor, sin pensar en lo que pasará, no deben existir malas intenciones, ni planes ocultos, todo debe estar a la vista y los beneficios son iguales para todos. El hombre y la mujer son imagen de Dios y deben procurar mantenerse física y espiritualmente agradables a su pareja.

Por:

Armando J. Mayorga P.

Diácono en la Parroquia Nuestra Señora de la Esperanza

 

 

No olvides suscribirte al canal:
Compartir este artículo:

Comentarios

Colaboración - Patricia Cedeño

Patricia Cedeño

Editora de Bebé y Familia.

Correo Electrónico: patricia@bebeyfamilia.com

 

 

Publicidad